30 de enero de 2010

.



Me esperabas impaciente. Llegué algo tarde. Me habias visto desde lejos, y miraste al suelo nervioso. Nos dimos un tierno abrazo al vernos.
Comenzamos un largo paseo, que duraría toda la tarde. Tu hablabas de cosas sin importancia, intentando hacerme reír, y lo conseguías con cada frase.
Me agarraste la mano, y el tiempo iba más rapido que nosotros, con nuestro lentos pasos.


Un beso impuso el silencio, y le siguió una sonrisa complice.







Un extraño ruido rompió el momento, era mi despertador.
Se acababa mi sueño.

4 comentarios:

  1. joo que triste :( pero siempre me chiflara tu forma de escribir
    tequiero!

    ResponderEliminar
  2. Oh! Sandra te has hecho un blog! (L)

    ResponderEliminar
  3. ¡que pena que haya sido sólo un sueño! aunque espero que pronto se haga realidad.

    biquiños,

    p.d.: de todas las fotos que dejé en mi post, la que más me gusta es la primera, supongo que es por el gesto de las piernas más que por los zapatos en sí.

    ResponderEliminar