7 de septiembre de 2012

Hoy estaba pensando en dónde estoy, desgraciadamente y como mal acompañante,
también pienso en el lugar dónde no estoy. Hay recuerdos que tiran muros en apenas segundos,
fotos que agarran el alma, y se la llevan por un momento.
Para cuando la recuperas está un poco aturdida, intentando justificar que esto es lo correcto,
que estoy empezando algo nuevo y que el pasado se lleva dentro y eso es suficiente.
Justo cuando crees que estás seguro de todo esto, de todo un algo, el que sea,
justo cuando estás bien, cuando llega la normalidad y te sientes tranquilo,
viene algo que te roba toda la seguridad que tenías metida en los bolsillos del pantalón. Por poca que sea.
Pero las flaquezas forman parte de la fuerza, aunque intente evitar estos momentos,
y aunque haya borrado todas las canciones lentas de la tarjeta de memoria del móvil,
llegan de repente.
"...Hay que aceptarlos con buen humor, porque y tal y como vienen,
se van"

2 comentarios:

  1. Así me gusta leerte, llena de fuerza y optimismo.
    Estamos muy cerquita, estoy ahora mismo en Jaca.
    Biquiños.

    ResponderEliminar